• DERECHO A DEVOLUCIÓN DE 100 DÍAS
  • ATENCIÓN AL CLIENTE +34 913 496 545
  • MEJOR PRECIO GARANTIZADO

Botas esquí

(197)

Botas de esquí: las necesidades individuales requieren diferentes soluciones

Botas de esquí de K2 en Blue Tomato


Las botas de esquí forman parte de tu equipamiento estándar. Después de todo, ¡esquiar descalzo tiene que ser horriblemente incómodo! Si son muy grandes, te pellizcan o te golpean, ten por seguro que te arruinarán el día de esquí. Por tanto, es primordial que encuentres el par de botas adecuado a tus características. Gracias a la enorme selección de Blue Tomato, sin importar si tus pies son anchos, estrechos o pequeños, te garantizamos que encontrarás tu par de botas idóneo. No te olvides, hasta los mejores freeski serán inútiles sin las botas adecuadas.

Podrás elegir entre las siguientes opciones:

  • Botas de esquí clásicas
  • Botas de esquí para freeriding/travesía
  • Botas para carreras

Las diferencias residen en cómo se usan las botas y de qué materiales están hechos.

La pregunta crucial en invierno


¿Buscas un modelo ligero con una comodidad infinita? Entonces te tendrías que decantar por unas botas de esquí clásicas. Su diseño de centra en la libertad de movimientos y en la comodidad. Los pies no te dolerán ni un ápice incluso después del último paseo colina abajo. Estas botas de esquí multifuncionales se pueden usar para todos los tipos de esquí y, generalmente, incorporan una flexibilidad media, que expresa la rigidez de las botas.

Unas botas para carreras deben ajustarse de forma perfecta para garantizar una transmisión de energía óptima. Esto se traduce en un descenso de la comodidad, pero una simbiosis más precisa entre los esquís, las botas y la técnica que se emplea. Una vez tengas las botas adecuadas, el esquí adecuado comenzará a trazar las curvas y los recortes por sí solo. Energía, precisión, manejo y una flexibilidad dura son los aspectos clave de este tipo de botas.

Los terrenos con condiciones extremas requieren un equipamiento especial. Las botas para freeride/travesía están diseñadas para salidas rápidas y repentinas, descensos y saltos desde riscos. Estas botas necesitan una amortiguación particularmente óptima. Generalmente poseen una flexibilidad de media a dura, lo que las hace muy estables durante los descensos a alta velocidad. La función integrada que permite caminar facilita la escalada a la cima o para mantos de nieve polvo virgen.

Las botas de esquí perfectas para cada tipo de esquiador


Los modelos existentes con cuatro hebillas los podrás encontrar en colecciones de marcas como Salomon y K2, y los modelos de dos y tres hebillas en marcas fundamentales como Full-Tilt.


Los modelos que incorporan dos hebillas, como los de marcas como Salomon, Atomic y Dalbello, cuentan con hebillas de velcro y el doble de anchas. Estas botas de esquí son especialmente ideales para el park y el pipe, gracias a su ligereza y propiedades de amortiguación.
Los modelos de tres hebillas de marcas como Salomon, Dalbello, Atomic, Nordica y Scott son perfectos para el freestyle y las travesías. El tobillo queda sujeto con una hebilla con un ángulo de 45º con respecto al suelo, haciendo que el talón permanezca inmóvil y dejando menos espacio para que el pie se mueva. Al reducir el número de hebillas, la ligereza de este tipo de bota es mayor.

Botas de esquí de Full-Tilt: el renacimiento de las botas Raichle


Particularmente conocidas entre los esquiadores de freestyle y los magnates del mundillo, estas botas son las originales "con un diseño de 3 piezas". Son increíblemente cómodas y fáciles de usar, además de ser fuertes y contar con un alto rendimiento. El diseño incorpora tecnologías que son similares a las usadas en los trajes espaciales de la NASA.

Su lengüeta acanalada hace que estas botas sean estables, al mismo tiempo que permite al pie hacer sus movimientos naturales y elimina los dolorosos puntos de presión en la canilla y cuenta con muchos cambios en el nivel de dureza. El eje de las botas utiliza dos juntas, algo que aporta movilidad y adaptabilidad a la anatomía de tu pie. Cuando está atado, el cable de cierre distribuye la presión uniformemente y aporta un apoyo óptimo. El forro de espuma Intuition® se adapta al 100 % de la forma de tu pie. Por su parte, la lengüeta se abre hacia adelante, una característica que te permitirá quitarte y ponerte las botas de manera muy fácil. Todas y cada una de las partes de estas botas son combinables e intercambiables.

Trucos y consejos para elegir tus botas de esquí

Botas de esquí de K2 en Blue Tomato
Photocredits: K2


Comprar el idóneo par de botas de esquí es una decisión difícil. Si se escogen con meticulosidad, serán tu compañero de aventuras en los años venideros. Si se escogen a la ligera, sin tener en cuenta algunos factores de crucial importancia, tus nuevas botas se convertirán en el objeto de tu ira en un par de días.

¿Qué nivel de flexibilidad escoger?


Cuanto mayor sea el número de flex, más resistencia hacia adelante obtendrás. Por una parte, con un mayor nivel de flex, tendrás más agarre. Por la otra, la libertad de movimientos de tu tobillo queda restringida. Es importante que el nivel de flex no sea ni muy duro ni muy suave, lo que te proporcionará resistencia para así poder tener una buena transmisión de energía sin perjudicar tus movimientos. Debido a que no existe un sistema de números de flex estándar, resulta difícil comparar las diferentes marcas del mercado. Entre los numerosos modelos de una marca, generalmente lograrás averiguar cuáles tienen un flex blando, medio o duro.

¿Muy grandes o muy pequeñas? El tamaño importa.


La regla de oro: nunca te compres unas botas de esquí que sean demasiado grandes, ¡después de poco tiempo el forro interior se hará trizas! El problema de las botas demasiado grandes es que las hebillas se han de ajustar demasiado ceñidas o tus pies se llenarán de calambres en busca de un punto de apoyo.

Elegir unas botas que te vayan de perlas será crucial para sentirte cómodo mientras esquías. Deberías escoger las de la misma talla que la de tus zapatillas. Para asegurarte de que se te ajustan a la perfección, deberías probártelas con unos calcetines técnicos.

La mejor manera de encontrar el ajuste perfecto es probártelas mientras estás erguido. Los pulgares de tus pies deberían tocar ligeramente la punta de las botas si te pones en posición de practicar esquí (rodillas y tronco superior ligeramente flexionados). De esta manera, tus dedos ya no deberían tocar la punta de las botas, ya que normalmente se moverán hacia atrás. Si te sientes incómodo o notas puntos de presión al poco de tenerlas puestas, quítatelas inmediatamente. Que exista algo de espacio en el talón es algo normal, pero si sobra mucho significa que la bota es muy grande. Tómate tu tiempo a la hora de comprarte unas botas de esquí nuevas, ya que esto te ahorrará sufrir los dolorosos puntos de presión sobre tus pies en un futuro.

¿Tus pies flotan en tus botas?

Botas de esquí de Atomic para hombre y mujer


Si este es tu caso, tus botas son demasiado anchas. Si son demasiado estrechas, tus pies sufrirán dolores y puntos de presión con el uso continuado de estas. A la parte más ancha de tus pies se le llama ancho de empeine. Podrás hallar esta medida fácilmente: pon el pie encima de un folio y traza su contorno, luego podrás medir su anchura. La mayoría de fabricantes de botas de esquí ofrecen anchuras de 98 a 103 mm. Tus botas deberían estar ajustadas sin incomodarte, permitiendo que tus pies tengan el punto de apoyo y el agarre perfectos.

El revestimiento interior y sus beneficios


El revestimiento interior es la agradable capa que se sitúa en la parte interior de la carcasa de la bota. Resulta importante recordar que son las zapatillas las que se deben ajustar a tus pies y no al revés. Es por ello por lo que muchas marcas ofrecen revestimientos moldeables al calor que se pueden calentar y luego enfriar dentro de la carcasa, lo que da como resultado un ajuste perfecto y personalizado. Otra de las opciones es un revestimiento de espuma especial y expandible. Este revestimiento se usa a menudo para las botas de carreras y consiste en inyectar una espuma especial dentro del revestimiento antes de dejar que se enfríe, adaptándose perfectamente a la forma de tu pie.

Personaliza tus botas de esquí


El uso de inserciones y almohadillas de gel evitará un terrible sufrimiento a tus pies después de un largo día de esquí. Tus canillas y tus pies se ven sometidos a una gran presión cuando esquías y necesitan un poco de ayuda. Con los accesorios de Bootdoc, podrás evitar estos problemas y disfrutar de toda la estación.

Olvídate de llevar botas húmedas y frías, simplemente coloca unos calentadores dentro de ellas después de usarlas y se secarán y calentarán rápidamente. Da igual lo que te pueda deparar el mañana, ¡tus pies estarán estupendamente!

Deja que tus pies descubran tu destino y encuentra el calzado adecuado para tus necesidades en Blue-Tomato.