• DERECHO A DEVOLUCIÓN DE 21 DÍAS
  • ATENCIÓN AL CLIENTE +34 913 496 545
  • MEJOR PRECIO GARANTIZADO

Cascos de snowboard

(716)

Mejor prevenir que curar: ¡tu cabeza estará mejor con un casco!

Esquiando con casco
Photocredits: Marker


No importa el deporte que practiques: ¡la seguridad es lo primero! Esto también va por los deportes de nieve, sin importar si estás esquiando en el parque, cogiendo la línea de nieve polvo más feroz o haciendo trizas la pista. Una tendencia que ha cambiado para mejor en los últimos años en el mundo del esquí y el snow es la de llevar un casco de esquí y snowboard. Atrás quedan los días en los que era guay chulear con tus trucos en las montañas con nada más que un simple gorro de lana. Todos los deportistas de invierno con dos dedos de frente quieren tener su cabeza protegida con un casco a la hora de hacer esos increíbles saltos y coger esos duros rieles. Existe una gran variedad de encajes, colores y tecnologías de entre los que elegir. Blue Tomato se compromete a garantizar que tu cabeza estará bien protegida y, al mismo tiempo, ¡no perderás nada de estilo!

Los profesionales fueron los pioneros en esto y ahora casi todo el mundo ha seguido esta tendencia. Durante muchos años ha sido obligatorio llevar protección en la cabeza en las competiciones y, en cada vez más estaciones y parques, queda terminantemente prohibido ir sin esta protección. De cualquier manera, ¿qué tiene de guay darte con tu tabla en la cabeza y sin casco después de fallar un salto sobre un kicker de doce metros? Nada. Y, el hecho de que Sage Kotsenburg, Shaun White y compañía lo lleven en los Juegos Olímpicos y los X-Games, te garantiza que puedes ponerte el casco sin temor alguno.

Un casco perfecto para cada cabeza


Está claro que un gorro de lana suave y bonito es muy cómodo de llevar, pero los cascos de esquí y snow de la actualidad son duros competidores en cuestión de comodidad.

Existen dos tipos principales de cascos: cascos integrales (clase A) y los cascos abiertos (clase B). Un casco integral cubre toda tu cabeza, asegurando un encaje firme, al mismo tiempo que te mantiene abrigado. Un casco abierto solo cubre la parte superior de tu cabeza. Sin embargo, es más flexible, ligero y a menudo incluye orejeras extraíbles.

Dependiendo de tu especialización y nivel de habilidad, puedes optar por cascos para todas las modalidades, para freeride o para carreras en términos de cascos de esquí y snowboard específicos.

De la misma manera, resulta crucial aclarar las diferencias en el encaje de los diferentes modelos para hombre y mujer. Fabricantes como TSG y Anon las dejan bien claras.

¡Un encaje perfecto es esencial! Si queda demasiado suelto, el casco se te puede salir y no darte la protección adecuada durante una caída. Antes de comprar un casco nuevo en Blue Tomato, deberías medir la circunferencia de tu cabeza con una cinta métrica. Coloca la cinta métrica un centímetro por encima de tus cejas. Si, por ejemplo, mide 56 centímetros, necesitas una talla M (de 55 a 58 cm), que está disponible en todas las marcas. Utiliza la tabla de conversión de tallas adecuada para hallar tu talla de casco. Además, sería ideal que te probaras el casco junto con tu máscara para asegurarte de que se conjuntan bien.

Otro factor de importancia que se ha de tener en cuenta para comprar un casco es el sistema de ventilación que lleva incorporado.
De esta manera, podrás decidir si quieres llevar las rejillas de ventilación abiertas o cerradas, o cómo quieres usar las válvulas de entrada de aire y, por ende, controlar el paso del aire. Si un casco incorpora un sistema de ventilación inteligente, esto se verá reflejado en el precio. Acepta nuestro consejo: ¡no te ahorres dinero en vano!

Las características que te vendrán también muy a mano son las siguientes:

  • Clip trasero para máscara
  • Correa acolchada para la barbilla
  • Compatibilidad con sistemas de audio
  • Sistema Recco®
  • Correa para la barbilla ajustable
  • Almohadillas extraíbles para un encaje perfecto

A día de hoy, muchas marcas ofrecen cascos que se pueden usar tanto en invierno como en verano. Podrás extraer las orejeras tras unos sencillos pasos y estarás protegido para patinar con tu longboard o tu tabla de skate.

¡La tecnología no se detiene en el casco!


Los cascos de esquí y snowboard están hechos básicamente de una carcasa exterior y otra interior. La exterior hace las funciones de protección directa y la interior, de amortiguación. La espuma EPS, que podemos encontrar en la mayoría de cascos, está cubierta por una carcasa, que generalmente está hecha de carbono, fibra de vidrio o plástico duro (ABS o policarbonato). Los cascos se pueden fabricar usando el método de confección por molde o de carcasa dura.

La fabricación por molde implica que las dos carcasas se suelden firmemente y de forma conjunta en un solo paso, lo que propicia que el casco sea extremadamente resistente a los golpes y ligero.

El método de carcasa dura implica que la carcasa exterior se adhiere a la interior. Esta técnica ofrece el mismo nivel de protección ante impactos y hace que el casco sea ligeramente más robusto, pero también ligeramente más pesado. La tecnología híbrida combina lo mejor de ambos métodos de fabricación. La parte superior del casco se hace usando el método de la carcasa dura y robusta y la parte baja con el método del molde. El resultado deja mucho espacio para rejillas de ventilación y garantiza una buena transpirabilidad para tu cabeza.

Los fabricantes de cascos están desarrollando continuamente nuevas tecnologías para introducirlas en sus productos. Aquí dejamos una serie de ejemplos, junto con sus ventajas:

Casco para hombre de Scott
Photocredits:Scott


  • POC: puentes de aramida que distribuyen el impacto por un área más extensa y aseguran un incremento de la estabilidad del casco.
  • TSG: cierre magnético Fidlock que se puede abrir con una mano, incluso cuando llevas guantes. Incorpora un imán integrado para incrementar la velocidad y la seguridad.
  • Ride: construcción de carcasa dura ABS de ZoneFlex. La tecnología ZoneFlex incorpora zonas flexibles de forma independiente que se adaptan a la forma de tu cabeza.
  • Pro-Tec: sistema de encaje BOA®. Un sistema de ajuste sofisticado que ayuda a ajustar el casco de forma perfecta a tu cabeza.
  • Scott: tecnología MIPS®. Esta tecnología absorbe y minimiza la transmisión del impacto a tu cerebro, especialmente en caso de un impacto oblicuo.
  • K2: tecnología Active Matrix Venting™, un sistema de ventilación que se puede controlar con un solo dedo. Poco esfuerzo, gran efecto.

Todas estas características garantizan una protección y una seguridad efectivas. También te podrás sentir más seguro sabiendo que existen unos niveles mínimos de seguridad que todos los cascos y todos los equipos de seguridad deben alcanzar. El estándar europeo para los cascos se denomina EN 1077. En EE. UU., es la etiqueta ASTM F 2040. Ambos certifican que el casco cumple con los requisitos de seguridad, asegurando una absorción de golpes efectiva y una buena resistencia a perforaciones.

Dependiendo del fabricante, se recomienda sustituir el casco de cada tres a cinco años. Incluso cuando no parezca roto por fuera, las condiciones atmosféricas y el tiempo pueden haber causado un daño irreparable.

Además de tu cabeza, tu espalda también agradecerá la protección adecuada. Invierte tu dinero en un protector de espalda. Se pueden evitar muchísimas lesiones de espalda con este elemento protector indispensable.

Ya basta de teoría. ¡El casco de esquí o snowboard perfecto te espera en Blue Tomato! ¡Llévalo con orgullo!