Cesta
Seguir comprando
  Añadido a la cesta
Envío gratis a partir de 40 €
Certificado Euro-Label
Devolución gratuita a partir de € 40
Todos los países

Esquí


¿En qué se diferencian los esquís de freestyle y freeride de los normales?

A diferencia de los normales, los esquís de freestyle tienen una estructura twin tip: ambos extremos poseen una curva simétrica para facilitar esquiar hacia atrás o los aterrizajes de espaldas al realizar los trucos. Los esquís de freestyle se usan principalmente en halfpipe. Suelen llevar un sidecut (línea de cotas) bidireccional, lo que significa que la forma del esquí es simétrica en ambos laterales.

Los esquís de freeride se suelen llevar en nieve virgen. Son más largos que los de freestyle o los normales y pueden sobrepasar tu propia altura. También se les conoce como «fat skis» (esquís gordos), ya que son más anchos que los normales. Sus medidas van desde los 90 mm bajo tu pie (donde se monta la fijación) hasta los 140 mm. Este diseño más ancho facilita la flotabilidad en nieve virgen, además de ser más seguros y estables. La mayoría de los esquís de freeride tienen suficiente sidecut como para hacerlos cómodos de llevar tanto en las pistas como en nieve virgen.

Aquí podrás encontrar información más detallada sobre los diferentes estilos.

¿Qué son los esquís twin tip?

Los esquís twin tip están diseñados con una curvatura hacia arriba en la espátula y en la cola. Esto permite a los riders esquiar tanto hacia atrás (switch) como hacia adelante.

Los twin tip son esquís que te proporcionan una mayor maniobrabilidad, siendo más fáciles de manejar, sobre todo al hacer trucos. Son muy duraderos y tienen un flex (nivel de flexión) ligeramente más suave.

Esta es información más detallada sobre las formas de esquís.

¿Qué es el flex y cómo influye en mi forma de esquiar?

Dependiendo del material o la estructura del núcleo de tus esquís, tendrán un flex (nivel de flexión) más blando o más duro.
Mientras más rígidos y duros sean tus esquís, más estables serán a gran velocidad. Sin embargo, un flex más rígido también requiere de más fuerza y concentración para llevarlos.
Un flex más blando hace tus esquís más permisivos y fáciles de llevar, por lo que son ideales para riders de poco peso como niños o principiantes.

Obtén más detalles sobre el flex de esquís aquí.

¿Qué longitud deben tener mis esquís?

La longitud idónea de tus esquís depende completamente del tipo de terreno por el que te gustaría esquiar, además de tu nivel.
Si quieres comprarte un par de esquís de freestyle, estos deberían ser tan altos como tú o 10 cm más pequeños.

Si quieres pasar más tiempo en nieve virgen y fuera pistas, ¡deberías elegir un par de esquís de freeride! Como mínimo deben de ser tan altos como tú (aunque lo suyo sería que fusen unos 10 cm más altos). Te proporcionarán el mejor rendimiento (y mucha diversión) en nieve virgen.

Los principiantes deberían ir a por modelos más cortos al ser más fáciles de manejar. Los riders avanzados o expertos pueden elegir la longitud teniendo en cuenta su estilo y preferencias.

Más detalles sobre la longitud perfecta de esquís aquí.

¿Qué longitud deben de tener mis bastones?

Al igual que con los esquís, la longitud de los bastones depende de tus preferencias de estilo.
Si vas a echar el rato en el park, puedes usar bastones más cortos que te lleguen a la cintura. Por el contrario, para un día normal de freeski te sugerimos unos bastones un poco más largos.

Un truco para elegir la longitud apropiada: pon el bastón del revés, apóyalo en el suelo y sujétalo por debajo del disco. Si es el tamaño correcto, tus codos deberían estar flexionados aproximadamente formando un ángulo recto (90°).

Disponemos de más información en nuestra Guía del comprador de bastones de esquí.

¿Cuánta importancia tiene el ancho de tus esquís?

Por lo general, los esquís más estrechos son más cómodos para llevar en las pistas tanto en el pipe como en el park. Cuanto más anchos sean, requerirán de una fuerza mayor. Sin embargo, estos últimos te ofrecen mayor flotabilidad en nieve virgen.
Los esquís de freestyle suelen tener un ancho de cintura de hasta unos 95 mm y son ideales para el park y el pipe. Todos los esquís de montaña suelen tener un rango de anchura que va desde los 95 mm a los 105 mm. Los esquís de freeride tienen una anchura de 105 mm o más, lo que los hace perfectos para la nieve virgen o el esquí de montaña.

¿Qué debería mirar en una fijación?

Las fijaciones son la conexión entre los esquís y tú, por lo que debes asegurarte que vayan bien con el resto de tu equipo y tu estilo, además de asegurarte de que están ajustadas a tu medida.

Las fijaciones de freestyle se pueden adaptar perfectamente para botas de freestyle o de freeride. Son más ligeras que las normales, pero ¡siguen ofreciendo una estabilidad total!

Es muy importante que tus fijaciones estén correctamente ajustadas. El tamaño de tus botas, tu peso y tu nivel son factores a tener en cuenta para ello. Las fijaciones no se deberían abrir de forma inesperada al saltar o aterrizar, pero sí se deberían soltar en caso de caída.

Tienes más información en el apartado «¿Cómo instalo mis fijaciones de esquí correctamente?».

 
Obtén más detalles útiles en la Guía del comprador de fijaciones de esquí.

¿En qué se diferencian las botas de freestyle o freeride de las botas de esquí normales?

Las botas de freestyle tienen características diversas a las botas normales:
Solo tienen dos o tres cierres (una bota normal suele tener 4) y por lo general llevan más acolchado en las zonas del talón y los dedos. Además, también tienen un nivel de flex apropiado para ciertos terrenos.

Las botas de freestyle son perfectas si te pasas todo el día en el park tirándole a barandillas y saltos. Una bota más blanda te proporciona mayor maniobrabilidad, pero si buscas velocidad en las pistas más pronunciadas además de hacer descensos en pistas normales, deberías elegir unas de freeride con un flex más rígido.

Más detalles en nuestra Guía del comprador de Botas de esquí.

«Camber/rocker»: ¿qué significa?, ¿qué ventajas/desventajas tienen estos sistemas?

«Camber» y «rocker» son términos utilizados para describir el sistema de pretensionado de tus esquís.

Camber

Camber (también llamado «camber positivo»): si colocas tus esquís en el suelo, verás que los puntos de contacto en los extremos crean una curva convexa, casi como un puente. Las ventajas de esquís con camber incluyen la longitud de canto que obtienes al hacer presión en el esquí y cantear. Esto te proporciona un gran rendimiento en pistas difíciles y a gran velocidad.

Rocker

Los esquís con rocker (también llamado «camber negativo») son todo lo contrario. Los puntos de contacto en estos esquís suelen estar cerca del centro y los extremos están curvados hacia arriba, es decir, tienen forma cóncava. Esto hace de los rocker más permisivos que los del sistema camber además de ofrecer más flotabilidad en nieve virgen.

Existen algunas variaciones en los perfiles de camber y rocker, e incluso muchas combinaciones de los dos sistemas.

Conoce todo lo que debes saber en nuestra Guía del comprador de freeski.

¿Cómo instalo mis fijaciones de esquí correctamente?

Colocar las fijaciones de esquí por ti mismo es muy difícil ya que hay varios ajustes que realizar y muchas cosas a tener en cuenta. También necesitas las herramientas adecuadas para ajustarlas y es poco probable que la tengas rulando por casa.

La mejor opción es que te las instale un experto en una tienda de deportes (p. ej. en una de nuestras tiendas Blue Tomato). Te instalarán las fijaciones al instante y te las ajustarán para que cumplan a la perfección con tus requisitos personales.

Para instalar tus fijaciones correctamente deberás saber lo que se conoce con el nombre de «número Z». Este número sale de unir tu altura, peso, edad, nivel y tamaño de la suela de la bota.

¿Qué equipo es más adecuado para principiantes?

Para ser honestos, esto es algo que necesitas averiguar por ti mismo. No existe una respuesta universal a esta pregunta. Por otra parte, tenemos unas cuantas sugerencias que te ayudarán a tomar la mejor decisión:

Tómate tu tiempo y piensa qué uso le darás al equipo. Esto es muy importante a la hora de elegir los esquís y las botas. Sin duda disfrutarás más con unos esquís adaptados a principiantes. Las botas te deberán quedar bien, sentirte a gusto con ellas y ante todo que no sean demasiado duras. Aquí tienes un pequeño consejo de compra: ve a comprar tus botas por la tarde en vez de por la mañana temprano. Tus pies tienden a estar más hinchados a primeras horas del día y ¡tendrás problemas para encontrar una bota que te quede perfecta!

Otro punto a tener en cuenta: ya estés empezando a darle al park o sumergiéndote fuera pistas, asegúrate de comprobar tu equipo primero. Si vas a meterle al park, nunca olvides el casco, espalderas y culeras. Nunca vayas fuera de pistas sin el equipamiento apropiado de seguridad ante avalanchas (transceptor, pala y sonda): ¡tu vida depende de ello!

Déjate aconsejar por expertos en tiendas de deporte de confianza. ¡El personal siempre está al tanto de los últimos avances y estará encantado de ayudarte en tu decisión!

¿Qué tiene de especial el calzado térmico (T)?

El calzado térmico (a veces identificado solo como «T»), a diferencia de otros rellenos, lleva rellenos especiales que se adaptan a tus pies.

Para conseguirlo, puedes sacar los botines de la bota y meterlos en el horno a unos 60 o 70 °C durante unos 15 minutos. Esto convierte al relleno térmico en dúctil y moldeable. Asegúrate de quitar las plantillas, ya que no están hechas para soportar esas temperaturas.

Tras «hornear» los botines, ponlos en la bota y mételes una bola de papel (como papel de cocina) en las puntas para dejar espacio a tus dedos. Después ponte la bota y átatela, lo ideal sería hacerlo con los calcetines que llevarás al usarlas. Lleva las botas puestas hasta que se enfríen y se hayan adaptado a tu pie garantizándote tu comodidad.

Si compro unos esquís y unas fijaciones de esquí, ¿me llegarán ya montadas?

Por supuesto, siempre y cuando marques dicha opción. Si compras tus esquís y fijaciones como parte de un conjunto de nuestra tienda en línea, tendrás la oportunidad de elegir que te enviemos las fijaciones ya montadas en los esquís. Esto mismo ocurre si compras en nuestra tienda unos esquís junto con las fijaciones y las botas. Además, en esta último caso, también te ajustaremos las fijaciones a las botas. No obstante, siempre nos puedes comunicar tu posición preferida de la fijación en el esquí y la longitud de la suela de la bota con la que vas a utilizar tanto las fijaciones como los esquís; de este modo, te podremos ajustar las fijaciones de la manera correcta. Nosotros solo te podemos montar la fijación según los datos que nos proporciones (ten en cuenta que el ajuste es permanente). Sin embargo, no podemos calibrar la presión DIN de las fijaciones, pues se debe ajustar teniendo en cuenta tu nivel, tu peso y tu altura. Por favor, visita tu tienda Blue Tomato más cercana para que un especialista te ajuste la presión DIN.

¿Cuánto cuesta el montaje de un conjunto de esquí?

El montaje de un conjunto de esquí es totalmente gratuito si pides un par de esquís y fijaciones en nuestra tienda en línea.

¿Se retrasará el pedido debido al montaje?

No. El pedido no se retrasará. Debes de tener en cuenta que el plazo de entrega del pedido se corresponderá con el plazo de entrega más tardío que figure en la página de cada artículo (esquís más fijaciones).

¿Qué datos debo facilitar para el montaje del conjunto de esquí?

1) Longitud de la suela de tu bota de esquí
La longitud de la suela se mide en milímetros y suele venir en el talón de la bota o en la parte lateral trasera de la misma. Atención: la longitud de la suela no tiene nada que ver con la talla de la bota (EU, US, UK o Mondopoint). Dicha longitud varía según el fabricante. En caso de que no puedas encontrarla o no sea legible, puedes medirla con una cinta métrica. Si realizas un pedido que contenga un conjunto con botas, esquís y fijaciones, podemos ajustarte las fijaciones según la longitud de tu nueva bota.

2) Posición de montaje de la fijación
Puedes elegir entre 3 posiciones diferentes: «Park», «Recomendación del fabricante» o «Freeride». En caso de que estas opciones no sean de tu gusto, podrás elegir entre posiciones que van de -1 cm a +7 cm (siempre en tramos de 1 cm). Mientras mayor sea el valor, más alejada del centro del esquí estará la fijación (setback).

La posición «Park» está recomendada para riders de freestyle que prefieren ir de switch y valoran llevar una posición centrada sobre barandillas, kickers y demás obstáculos. La presión se hace sobre el centro del esquí y ayuda a ejecutar trucos en el park. Sin embargo, en las pistas, una posición centrada disminuye la estabilidad a gran velocidad e incrementa el riesgo de perder agarre en los giros. Esta posición también es apta para riders profesionales o de nivel avanzado con algo de experiencia en freestyle, además de para aquellos que quieran darle una configuración propia de park a su equipo.

La posición «Recomendación del fabricante»

te ofrece un esquí bien equilibrado. Lleva algo de setback (>0 cm), es perfecta para todo tipo de terreno y te proporciona la suficiente flotabilidad en nieve virgen profunda. Si lo que te gusta es ripar por toda la montaña y no quieres que te pare ningún tipo de terreno, esta posición es la ideal para ti. Por supuesto, también es posible ir de switch con esta posición de montaje. En caso de duda, esta posición es la mejor.

La posición «Freeride» lleva un setback bastante marcado. Este setback te proporciona mucha flotabilidad en nieve virgen profunda. El setback de hasta 5 cm te permite flotar sobre la nieve virgen más suelta. Puedes hacer freestyle con cualquiera de las posiciones anteriores, pero con esta deberás evitar planchar tus trucos de switch fuera de pista, pues el tail tiende a hundirse en la nieve con facilidad.

Si tienes en mente una configuración específica, puedes facilitarnos un valor entre -1 cm y +7 cm. Te montaremos las fijaciones en el punto exacto que nos digas. Atención: ten en cuenta que mientras mayor sea el valor, mayor será el setback.

¿Cómo mido la longitud de la suela de la bota de esquí? ¿Dónde puedo encontrar dicha medida?

La posición de montaje es el punto en el que las fijaciones se montan en los esquís. El punto de partida lo marca el centro del esquí y, según la posición, encontrarás un valor medido en centímetros. Por ejemplo, -1 cm es la posición en la que la fijación se encuentra a 1 cm del centro del esquí hacia la punta. Por otro lado, +5 cm es la posición en la que la fijación se halla a 5 cm del centro hacia el tail. La última posición se considera setback o posición retrasada. La posición más adecuada depende, en buena medida, del terreno sobre el que se pretende ripar y del nivel que tenga cada rider. Puedes familiarizarte con cada posición y hacerte una mejor idea de cuál es tu preferida en la sección previa sobre las diferentes posiciones de montaje que ofrecemos. Además, en nuestra guía de compra de freeski te proporcionamos muy buena información sobre los fundamentos del freeski y la posición de montaje más adecuada.

¿Cómo mido la longitud de la suela de la bota de esquí? ¿Dónde puedo encontrar dicha medida?

La longitud de la suela se mide en milímetros y suele venir en el talón de la bota o en la parte lateral trasera de la misma. Atención: la longitud de la suela no tiene nada que ver con la talla de la bota (EU, US, UK o Mondopoint). Dicha longitud varía según el fabricante. En caso de que no puedas encontrarla o no sea legible, puedes medirla con una cinta métrica. Si realizas un pedido que contenga un conjunto con botas, esquís y fijaciones, podemos ajustarte las fijaciones según la longitud de tu nueva bota.

Cuando recibo mi conjunto ya montado, ¿puedo utilizarlo inmediatamente o debo configurar algo más antes de disfrutar de él?

No, el conjunto no está listo para su uso nada más recibirlo. Solo está montado, pero no configurado según tus necesidades personales. La calibración del nivel de presión o valor DIN debe realizarlo un especialista de tu tienda Blue Tomatomás cercana. En teoría, puedes calibrar estos valores por tu cuenta, aunque te lo desaconsejamos. En caso de accidente, toda la responsabilidad recaerá en ti e incluso el seguro podría rechazar cualquier reclamación.